Llegó el momento de sacar las prendas más ligeras y guardar tus hermosos abrigos, pero para que mantengan su forma y tengan una larga vida y las puedas seconhandear, acá te dejemos unos buenos tips que siempre usamos y hemos aprendido todo este tiempo trabajando con ropa.

Depura

Es el mejor momento para depurar. Separar las prendas que ya no usas, las que necesitan ser reparadas y/o las prendas que vas a modificar.
Recuerda que las prendas que ya no usas las puedes donar, vender, intercambiar o incluso regalarlas, pero nunca tirarlas al tacho, ¡nunca!

Limpia

Como has retirado la mayoría de prendas de tu clóset, es buen momento para aprovechar y darle una buena limpieza. Puedes pasar un trapo al mueble, cajones y rieles de ropa. Recuerda terminar pasando un trapo seco para que al volver a poner las prendas, no se estropeen ni cojan malos olores.

Lava

Lava toda la ropa de invierno que piensas guardar, así evitas cualquier mancha a futuro y mantienes tus prendas sin ningún daño. Es un acto que te puede ahorrar mucho dinero, solo piensa que se puede estropear todo el paquete por guardarlo sucio.

En el caso de las zapatillas limpiarlas con un cepillo de dientes y jabón, para secarlos ¡nunca los expongas al sol se ponen amarillos! Y en el caso de tus zapatos de cuero, primero pásale un trapo seco y luego escobíllalos con betún o lo que uses para mantener el brillo. Para conservarlos protegidos de olores colócales una bolsita de bicarbonato de sodio un día antes. Si no tienes bicarbonato, puedes optar por una bolsita de lavanda (huele riquísimo).

Y para que se mantenga la forma no te olvides de rellenar los zapatos con papel. Además, para mantener alejados de insectos o arañas una bolsita de lavanda (huele riquísimo).

Dobla

Una vez todo limpio, colócalo en este orden dentro de la caja, ya sea de cartón, madera, plástico o tela (la más recomendable). Este orden de guardado es clave:


Primero: jean, abrigos y sacos. Las cosas más pesadas, primero.

Segundo: chompas, sweatshirts. Cosas medianamente ligeras.

Tercero: camisas, blusas, pañuelos. Lo más ligero al último.

Todo bien dobladito y con amor 🙂

Último consejo:

Por último es preferible guardar las cajas en una zona donde no les caiga luz, que no haya mucha humedad y que esté limpio.

Y no guardes tooooodo lo abrigador, deja algunas prendas para esas noches frías de verano. Estos meses son claves para alargar la vida de las prendas, compartir estos consejos es de mucha ayuda. Si tienes algún consejo más que sume, no dudes en compartirnos que te haremos famosa.

Chequea esto que te va a gustar 😀