¿A quién no le ha pasado?

A quién no le ha pasado que le gusta mucho, por ejemplo, una blusa; se la pone una… dos… tres veces en una semana… y alguien entre risas de pronto suelta ese «oye… le has agarrado camote a esa blusa, ¿no?». En ese momento, nos entra la duda ¿me debo sentir mal por eso? En OkRound2 te vamos a explicar por qué hacer un #camotechallenge es algo bueno, e incluso por qué debes sentirte orgullosa de que te digan esa frase.

Tal vez antes estaba mal visto. Cuando era normal tener el clóset lleno de ropa, ese estereotipo que el cine nos ha vendido, pero hoy nos damos cuenta de lo realmente innecesario y contaminante que es. Antes, cuando no sabíamos lo contaminante que era, cabía la posibilidad de ver mal el uso constante de una prenda, pero hoy, con todo lo que sabemos sobre la industria fast fashion, lo dañino que es el consumismo para el planeta, criticar el uso constante de una prenda, resulta por lo menos anticuado, pasado de moda, un concepto viejo.

Punto de vista eco ambiental

Agarrarle camote a una prenda es lo mejor que te puede pasar desde el punto de vista eco ambiental; esto significa que no estás necesitando tanta ropa para verte y sentirte bien. En estos días lo tenemos más claro que nunca, que otras personas no te cambien eso que sientes por una prenda, llegó la hora de que todos nos demos cuenta de que en realidad es algo bueno.

Mejor analisemos

Si vamos al significado de esta frase. Nos va a servir de mucho para entender cuál es su origen. El significado cambia por regiones según asihablamos.com, en Bolivia y Ecuador, por ejemplo, tener camote a alguien significa estar enamorado de esa persona.

Lo cual nos lleva a cuestionar esa curiosa negatividad que le impregnan a la frase, porque estar enamorada de una prenda ¿por qué estaría mal? El amor es un sentimiento muy positivo. Así que si le agarras camote a una prenda y alguien te lo critica, ya sabes que está quedando como una persona insensible. Sería bueno que se lo hagas saber, ¿no?

En Uruguay el significado es parecido, «sentir una atracción desmedida por algo». Y en Perú es «agarrarle cariño a algo». La relación de esta frase con el amor es tan entrañable, que nos invita a establecer una analogía sobre ‘agarrarle camote a una prenda’ y ‘encontrar al amor de tu vida’. De todas maneras todos saben lo difícil que es encontrar a alguien que te entienda, te haga sentir bien, y todo eso que una persona busca en la otra.

Lo mismo pasa con esa prenda a la que le has agarrado camote, si te pasa, en realidad has encontrado una prenda que te entiende, te hace sentir bien y sobre todo, pero mucho más importante, se trata de un amor que durará para siempre, porque esa prenda a la que agarraste camote, sin duda la usarás hasta que ya no dé para más. Lo que en esta analogía del amor, sería ‘hasta que la muerte los separe’. Amor puro.

Dibujos animados

Dale, no puede ser tan malo agarrarle camote a una prenda, sería negar a todos los dibujos animados que hemos visto de niños. ¿O cuántos outfits le vieron a los dibujos animados más famosos de nuestra niñez? March Simpson le agarró camote a su vestido verde, y todo bien. Qué sería de los Minions si no le hubieran agarrado camote a esos overall jean o qué sería de Daria sin ese saco verde de Daria.

Los dibujos animados nos enseñan que parte de nuestra personalidad se forma por esas prendas que sentimos que nos definen, que dicen algo de lo que somos. No podemos negar nuestro pasado con los dibujos animados, fueron parte de nosotros, y si a ellos los quisimos a pesar de que le agarraron camote a sus prendas, la misma mirada podríamos aplicar al agarrarle camote a algo en la vida real.

Así que enamórate de una prenda, agárrale cariño, agárrale camote, y úsala sin miedo, sin temor a esa mirada de desaprobación de los que no entienden lo que te pasa. Y la próxima vez que te digan «le has agarrado camote a esa prenda», dile con orgullo, «es mi #camotechallenge».